Coquimbo y La Serena serían pioneros en el Pacífico Sur al incorporar “Bandera Azul” en el borde costero.

  • 3c0e8841-b879-4b21-9d86-2b8e5d90f4e8
  • 6ef729ee-0568-4057-aa8a-23121e0b6010
  • Bandera Azul o BlueFlag es una etiqueta ecológica voluntaria, reconocida a nivel mundial y que cuenta con el respaldo de la ONU, UNESCO, y la Organización Mundial del Turismo.

El año 2018, un grupo de empre sarios del borde costero iniciaron un proyecto que por primera vez impulsa una visión conjunta para el turismo de Coquimbo y La Serena. Motivados por el trabajo colectivo y con el concepto de cooperar para competir -apoyados por Corfo-, nace Barrio del Mar.

Esta cooperación ha dado frutos en aspectos que apuntan a mejorar la competitividad de los restaurant y pub integrantes del proyecto, sin embargo, el desafío hoy es mayor y de largo plazo; hoy están impulsando uno de los proyectos más importantes no sólo para la región, sino para las costas de nuestro país, se trata de la certificación mundial BlueFlag o Bandera Azul, que actualmente está en cerca de 50 países y 4 mil playas en todo el mundo.

Para María Antonieta Zuñiga, gerente del proyecto y representante de los empresarios, la responsabilidad y compromiso de Barrio del Mar es muy importante, “se deben cumplir y mantener una serie de estrictos criterios ambientales, educativos, de seguridad y de accesibilidad; el trabajo conjunto que estamos comenzando no sólo debe incluir el compromiso de los privados, sino del sector público, encabezado por ambos municipios. Por eso la presencia en esta primera reunión de los municipios, empresas, ONG, Universidades, entre otros actores, demuestra el interés de la conurbación en llevar adelante el proceso”.

Esta iniciativa representa una mirada colaborativa, que no sólo favorece a las empresas del borde costero, sino que representa un compromiso con la comunidad y el medio ambiente. En este sentido, el Alcalde Coquimbo, Marcelo Pereira señala que “en Coquimbo trabajamos con mirada de futuro, por una ciudad que respete su entorno y al medio ambiente, cumpliendo con los factores que nos exige esta certificación, pero más que todo pensando en el desarrollo y crecimiento amigable del turismo en nuestro territorio”.

Para el Alcalde de La Serena Roberto Jacob, “para nosotros sería un orgullo tener una playa que cumpla con los requisitos para esta distinción. La sustentabilidad es muy relevante a nivel mundial, por lo que sería muy positivo para nuestra ciudad pensando en la proyección turística, cultural y medio ambiental que estamos llevando a cabo”.

Pioneros en el Pacífico Sur

Antonio Hirane, Director Ejecutivo de BlueFlag Chile, pone especial énfasis en el trabajo conjunto, “primero debe existir voluntad clara por avanzar en la implementación y así plasmar el programa en el territorio, empezar a mostrarlo a la comunidad y que conozcan los beneficios que tiene”. A la fecha, en Chile no existe ninguna playa con Bandera Azul, “si la conurbación Coquimbo la Serena alcanza la certificación serían pioneros no sólo a nivel nacional, sino en todo el Pacífico sur”.

¿Qué beneficios tiene?

Obtener una certificación o bandera azul, tiene beneficios en 3 componentes, en el turismo y por lo tanto en la economía local. Es una marca reconocida a nivel mundial, los turistas cuando saben que hay una playa que tiene BlueFlag saben el estándar en el cual se encuentran, y valoran que se esté realizando un trabajo de sostenibilidad en el territorio.

Al mismo tiempo tiene el componente medio ambiental, es una playa que se hace cargo de sus activos ambientales, que mantiene una playa limpia, el mar cuenta con una buena calidad para bañarse y se hace una recuperación para los ecosistemas sensibles, es una mejora en términos medio ambientales importantes. También tiene un componente de educación ambiental que permite que las personas aprendan sobre los activos ambientales y se genere una identidad territorial, “hay un sentido de pertenencia al tratar de cuidar y valorar lo que tenemos”.

“Es una herencia que vamos a dejar”

El compromiso de los empresarios es evidente, así lo expresan los locatarios. Ricardo Álvarez, concesionario Club O2 y presidente de la agrupación Barrio del Mar, valora este trabajo “esto es una iniciativa mundial, no es algo que nosotros estamos inventando, por eso debemos sumarnos si o si, porque hay detrás de esto una responsabilidad social y ecológica para empezar a conversar, y un beneficio paralelo es que efectivamente el turista ya reconoce el concepto de BlueFlag, por lo tanto, será un plus de nuestras playas del borde costero”

Otros empresarios como Pía Lenck, propietaria de New Pirats, sostiene que “no sólo es una gran oportunidad, sino una herencia que nosotros podemos dejarle a todas las personas que van a venir a conocer nuestro borde costero, y a las generaciones que nos verán trabajar por un desarrollo sustentable”.

Milena Kusanovich, administradora de restaurant La Tabla, considera que “ayudaría mucho para ser vistos a nivel mundial desde otra perspectiva; estamos conservando nuestras playas y eso sin duda es un aporte a la comunidad, es un beneficio muy grande, pero también implica un retorno para el turismo, y por ende para nuestros restoranes”

Para la Cámara de Turismo de la Región de Coquimbo, respecto a la implementación Laura Cerda su presidenta explica que “de acuerdo con el proyecto veo que lo ideal es que se asumiera a partir de las municipalidades y se pueda hacer un manejo del borde costero con la Gobernación Marítima en término de generar una inversión sustentable y que sea permanente en el tiempo”

La Directora Regional de Sernatur Angélica Funes, va en la misma línea “si bien es cierto, la gran mayoría de los sectores que pueden tener esta certificación son de concesionarios, acá tienen que estar los públicos, porque nos interesa tener sectores que no solamente tengan la certificación por la certificación, sino que cumplan con los criterios medio ambientales”.

Barrio del Mar, desde El Faro a Peñuelas.

 El proyecto Barrio del Mar que partió el 2018, es tal vez la única acción de turismo asociativa exitosa entre las dos principales comunas de la región; empresas del rubro gastronómico y de la entretención que en conjunto generan cerca de 800 plazas laborales durante la temporada alta forman esta apuesta asociativa que desde sus inicios ha sido apoyada por CORFO.

 Velamar, La Estacion, Bakulic y Oxigeno son las empresas que forman este proyecto. A ellas se suman, Santorini, Sunset Beach, Pub Playa Paraíso, New Pirats, Huentelauquén, Kamanga, Living Loft, Tololo Beef, Tololo Beach, La Tabla, todas ubicadas entre el Faro y Peñuelas.

También te podría gustar...